Las cajas refrigeradas son un activo que se puede monitorear su temperatura, para obtener un control óptimo de la mercancía, dándonos un histórico en el comportamiento de la temperatura que se encuentra al momento de su transportación alertándonos de las variaciones fuera de rango de la zona óptima de la temperatura de nuestro producto.

Por tal motivo es importante contar con sensor de temperatura para un monitoreo continuo de la misma y detectar oportunamente las variaciones que esta sufriendo el producto, ya sea por un mal manejo o avería del equipo de refrigeración.